Práctica de Tara Blanca

Tārā Blanca también se conoce como Sita Tārā. La palabra sánscrita Sita simplemente significa blanco o puro, y también es un nombre para el planeta Venus.

El mantra de Tārā Blanca es el mantra básico de Tārā con una frase adicional insertada. En este caso, pedimos vida [larga] (ayuḥ), mérito (puṇya) y sabiduría (jñāna).

Tārā Blanca se distingue de Tārā Verde (aparte de sus colores) al tener ambas piernas dobladas en la postura de meditación, y al tener siete ojos: los dos habituales, y luego uno en la frente (el ojo de la sabiduría) y uno en cada palma y en las plantas de sus pies. Tārā Blanca está asociada con la familia Padma de Amitābha, quien en representaciones gráficas aparece en forma de Amitāyus (Vida Infinita) y se sienta en su tocado, o sobre su cabeza.

Tara Blanca está particularmente asociada con la curación, protección y estabilización de su fuerza vital. Tara Blanca es tanto una "heroína veloz" como lo es Tara Verde, ya que ambas son aspectos Tara, a quien se conoce como la "salvadora veloz". La principal característica de Arya Tara, la Noble Tara, es que ella es un Buda que en tiempos anteriores prometió nacer siempre en la forma pura de un cuerpo femenino para ayudar a los seres vivos a alcanzar la iluminación. Hay muchos impedimentos externos e internos con los que se enfrentan los practicantes, por lo que Arya Tara se manifiesta para eliminar los obstáculos e impedimentos a los que uno se enfrenta mientras se encuentra en el camino hacia la liberación del sufrimiento.

Mantra de Tara Blanca

oṃ tāre tuttāre ture mama āyuḥ-puṇya-jñāna-puṣṭiṃ kuru svāhā