Práctica de Chenrezig


Práctica de Chenrezig

Chenrezig (tbt.), también llamado Avalokitesvara (skt.) y más comúnmente conocido como el Buda de la Compasión, es una figura espiritual que representa el amor y la compasión como aspectos fundamentales de la mente, recordándonos que este amor bondadoso es la esencia de la mente. El nombre Chenrezig se puede traducir como 'ojos que miran continuamente', pues siempre está pendiente de las necesidades de todos los seres.

Su práctica corresponde al Kriya-Tantra o 'tantra de acción', porque está principalmente enfocado a la conducta externa y a las práctica de rituales de purificación y limpieza.  Este método de meditación está diseñado para desarrollar nuestra naturaleza compasiva y, de esta manera, lograr ver a todos con amor, no haciendo diferencia.

Breve introducción


Al ver todo el sufrimiento en el mundo, Avalokiteśvara trabajó incesantemente para beneficiar a los seres sintientes, sin embargo, a pesar de su gran esfuerzo, se dio cuenta de que muchos seguían siendo infelices, a consecuencia de eso, juró nunca descansar hasta liberarlos a todos de los tormentos del saṃsāra.

Se cuenta en el texto Volumen Kadam (Ka se refiere a las enseñanzas de Buda y Dam a las instrucciones del Lamrim –etapas del camino hacia la iluminación–) lo siguiente:

Se profetizó: "¡Avalokitesvara! Señor del Tíbet, tu tierra pura se encuentra en la Tierra Nevada y tus discípulos están allí".

Los Budas del pasado no giraron la Rueda del Dharma en la Tierra Nevada, no obstante, el Buda Shakyamuni, que residía en ese entonces en el "Bosque de Bambú", mencionó al Bodhisattva Nirvirana Vishkambin que la Tierra Nevada estaba llena de espíritus malignos y que en el futuro las enseñanzas de él florecerían allí.

Previamente en presencia de muchos Budas, Arya Avalokitesvara prometió madurar y liberar a esos seres indómitos a través de diferentes caminos, de acuerdo a sus capacidades mentales. Por el poder de esos votos, todos los seres de la Tierra Nevada se convirtieron gradualmente en discípulos de Avalokitesvara.

Aunque Avalokistesvara alcanzó la budeidad en innumerables eones anteriores decidió, debido a su gran compasión, postergar la completa y perfecta iluminación (en la que los seres trascienden todo extremo de existencia y no existencia) y manifestó varias emanación de sí mismo en el 'mundo de los seis reinos' (dioses, semidioses, humanos, animales, espíritus hambrientos y habitantes del infierno) para entrenar a todos los seres comunes. Cuando decidió ser fuente de beneficio y felicidad tanto de la realidad última (con enseñanzas sobre la vacuidad) como de la realidad convencional (con enseñanzas  sobre cómo avanzar en el camino espiritual), se le llamó Arya Avalokitesvara y, desde entonces, se le ve sosteniendo la gema que otorga todos los deseos en medio de las manos.

El significado del Mantra de las Seis Sílabas


El Mantra de las Seis Sílabas es el núcleo de la esencia del Dharma en el cual la esencia de las 84 mil enseñanzas están completamente integradas en una. Es la quintaesencia de las Seis Familias de los Tathagatas, todo el mantra secreto y el tantra. Es la fuente de toda la calidad y la raíz del logro.

Om mani padme hung:
Así, "om" es el 'mantra soberano"; "mani" es la 'gema'; "padme" es la 'flor de loto'; "hung" es la 'semilla de la Mente Vajra'.

Avalokitesvara sostiene una joya de loto que uno busca incansablemente para la protección y sostiene un mala blanco en la mano derecha  y una flor de loto en la mano izquierda que ilustra una solicitud sincera de conferir bendición para generar bondad amorosa, compasión y mente de iluminación en la flujo mental de todos los seres conscientes.

Algunos logros que se obtienen al recitar el Mantra


Om: todos los elementos necesarios para la perfección de la generosidad

Ma: todos los elementos necesarios para la perfección de la moralidad

Ni: todos los elementos necesarios para la perfección de la paciencia

Pad: todos los elementos necesarios para la perfección del entusiasmo/perseverancia

Me: todos los elementos necesarios para la perfección de la concentración

Hung: todos los elementos necesarios para la perfección de la sabiduría

Om: logro supremo que se obtendrá al recitar

Ma: logro compartido que se obtendrá al recitar

Ni: logro de la cura de las enfermedades que se obtendrá al recitar

Pad: logro de la longevidad y crecimiento del mérito que obtendrá al recitar

Me: logro que controla al hombre, alimentos y riquezas que obtendrá al recitar

Hung: logro que erradica los enemigos, obstáculos y hacedores de daño que obtendrá al recitar

Om: la obscuración de la ignorancia será purificada

Ma: la obscuración de la aversión será purificada

Ni: la obscuración de la avaricia será purificada

Pad: la obscuración del deseo será purificada

Me: la obscuración de los celos será purificada

Hung: la obscuración de la arrogancia será purificada

Así, como es dicho: “por recitar el Mantra de las Seis Sílabas uno renacerá en la Tierra Pura justo después de fallecer. Uno tomará un nacimiento milagroso en una flor de loto, se convertirá en el primer séquito de Avalokitesvara y alcanzará el nivel de no retorno en el camino del Bodhisattva. Con una mente sin distracciones, teniendo una concentración centrada en Arya Avalokitesvara, si uno recita el mantra desde lo adentro del corazón y profundidad de los huesos, entonces, uno obtendrá indudablemente los beneficios antes mencionados.

Aunque, sin importar cuántas veces se recite el Mantra de las Seis Sílabas con una mente distraída, uno solo poseerá los beneficios de solo recitar el mantra pero no obtendrá los beneficios antes mencionados. Por lo tanto, uno necesita esforzarse en este método, el cual no conduce a la distracción de la mente.