Retiro: Mahamudra – 5 y 6 de Mayo

Mahamudra representa el más alto nivel de enseñanzas del budismo tibetano. Su estudio y práctica lleva a la realización de la propia naturaleza de la realidad – no hay un solo fenómeno que no este incluido en la realización de Mahamudra.

¨Mudra¨ se refiere a la experiencia vivida y clara de todos los fenómenos que alcanza el practicante, todos los fenómenos si excepción, todo lo sometido a samsara y nirvana, de manera que ningún fenómeno queda omitido. Significa la integridad de todo.

¨Maha¨ significa ir más allá de los conceptos, imaginación, o proyecciones. Significa “Gran” o “la más alta”, esto quiere decir que es la más conclusiva visión que realiza todos los fenómenos del samsara y el nirvana como realmente son.

Al respecto, podemos leer en “La Práctica de Mahamudra” de las enseñanzas de Su Santidad, el Drikung Kyabgon, Chetsang Rimpoche:

El término Mudra, tiene el significado común de un sello para estampar documentos. Aquí significa el sello que se estampa en todo fenómeno. Es un sello de calidad, que testifica que algo es real o válido. Por ende, el significado es que este Mahamudra testifica la real, o última, naturaleza de todos los fenómenos. También es dicho que es como el sello de un rey bajo el cual todas las cosas del reino existen; no hay nada en el reino que no esté bajo la autoridad del rey. De esta manera, no hay nada en el samsara ni el nirvana que no esté bajo este Mahamudra, no existe un fenómeno que exista aparte de Mahamudra.

Maha, describe los fenómenos naturalmente no-emergentes, o naturalmente libres de todo elemento ilusorio. Si enrollas una serpiente a un palo y la lanzas, la serpiente se desanudará por su propio conocimiento o habilidad y continuará haciendo lo que tenga que hacer. No necesita a nadie que le ayude. Así, la última realización de Mahamudra puede ser comparada a una serpiente que se auto libera a sí misma: no necesita asistencia. La mente no necesita ser arreglada o remendada por algo del exterior; más bien, se libera a sí misma. La implicación de esto es que todo fenómeno sin excepción es no-emergente, significando que su verdadera naturaleza no está obstruida. Son gozo y libertad últimos; iluminación es su verdadera naturaleza. No hay nada que cambiar o agregar para alcanzar la naturaleza última de las cosas porque esto es lo que existe desde el comienzo.

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *